lunes, 7 de agosto de 2017

Mechones solidarios: que se corte, para que no se corte...




Si donamos ropa, frazadas, alimentos, sangre, órganos… ¿por qué no donar cabello?

Un pelo largo. Larguísimo. Brilloso. Costoso de mantener, al que le dedicamos mucho tiempo en la peluquería, en productos del 2x1 de alguna farmacia, o le aplicamos recetas de la abuela para que luzca sano y fuerte. Un pelo que crece. Y te va a seguir creciendo hasta 3 centímetros por mes. Eso significa que en un año te puede crecer ¡hasta 36 cm! ¿Cómo no vas a cortarte 25 cm? Es una inversión, y ¡todo ganancia!

¿Cómo ganás? Donandolo.
¿A quién se lo donás? A una luchadora. A una mujer con cáncer de mama.

Seguro conocés a alguien que pasó por esta experiencia perdiendo todo su cabello. Y, voy más allá, ¿quién está exenta de que esto no pase alguna vez (o varias)?
Todas (sí, vos también) perderemos nuestro cabello si nos toca pelear contra el cáncer en el ring de la quimioterapia. Y todas nos sentiremos miradas, y nos dolerá perder mechones enormes y explicar a los más chiquitos por qué perdimos todo el cabello…
El cáncer de mama es la primera causa de muerte por tumores en mujeres. Según datos del Ministerio de Salud de la Nación, en nuestro país se producen 5600 muertes por año por esta enfermedad. Más del 75% de las mujeres con este cáncer no tienen ningún antecedente familiar de dicha enfermedad.

Empezamos a ver. Empezamos a entender. Empezamos a sentir… 




Para hacer UNA peluca oncológica, se necesitan entre cinco y ocho trenzas de cabello. O sea, entre cinco y ocho cabezas solidarias. Los precios varían entre los cuatro y los diez mil pesos. DIEZ MIL PESOS.
Se estima que cada año, se presentan 18 mil nuevos casos de cáncer de mama, y la quimioterapia es parte del camino. También lo es el autoestima. Por eso, quiero invitarte a ser parte de esto, a donar 20, 25 cm de cabello, para que vuelva a crecer, para seguir haciendo girar la rueda.

Y también quiero invitarte a que difundas, a que se lo cuentes a tus amigos, a tus compañeros del trabajo, a tu familia… Charlalo en una cena, en el almuerzo, en un cumple, en una picada… A mí me lo contó una amiga (como estoy haciendo ahora con vos), y hace unos meses me corté el cabello (sí, ese cabello larguísimo y brillante) para donarlo. Y hoy, tiene dueña. Y sonreímos más personas (ella, yo, y todos los que nos ven sonreir). Porque haciendo cambiamos el mundo. Y vos estás a un corte de cambiarle el mundo a alguien.

Razones para cortarse el cabello:
Tu pelo vuelve a crecer y el de ella no.
Hacer bien hace bien.
Cuando te digan lo lindo que te queda, además podés contar que lo donaste, porque es una acción que no cesa: primero el corte y luego la promoción de la acción para que más mujeres (y muchos hombres de pelo largo) se animen.
No hay look más a la moda que el look solidario.

video


¿Qué necesito para donar cabello?
Los requerimientos básicos son:
Cabello limpio y seco.
Longitud mínima de 20 centímetros.
Idealmente, atalo en una trenza para que sea fácil cortarlo y transportarlo.
No importa si tu cabello está teñido, ¡podés donarlo igual!

¿Qué cantidad puedo donar?
No hay un mínimo de cantidad, se recibe cualquier cantidad de pelo. Si el pelo es ondulado se debe medir mojado y estirado.

¿Dónde donarlo?
Podés entrar a http://www.donarpelo.com/ y elegir dónde lo querés donar.
O entrá a las siguientes Fanpages:
https://www.facebook.com/PelucasSolidariasBaradero

¿Cómo entregarlo/enviarlo?
Trenzado
Prolijo

Si podés, guardalo en una cajita o con un moñito. Pensá que es un regalo que le cambia la vida a alguien. 



Por Noyu Vega Para Proyecto Pura Vida

No hay comentarios:

Publicar un comentario