lunes, 20 de noviembre de 2017

20 de noviembre: Día Universal de los Derechos del Niño








"Lo único que todos los niños tienen en común son sus derechos. Todo niño tiene derecho a sobrevivir y prosperar, a recibir una educación, a no ser objeto de violencia y abusos, a participar y a ser escuchado".

Hoy 20 de noviembre es el Día Internacional de los Derechos del Niño, en honor a la aprobación de la Declaración de los Derechos del Niño en 1959 y a la Convención sobre los Derechos del Niño en 1989, el tratado internacional más ratificado de la historia. Este día está dedicado a todas las niñas y niños y tiene como objetivo recordar que todos los chicos tienen derechos que deben ser respetados.

Es un día de celebración muy importante no sólo para dar a conocer los derechos de la infancia, sino también para tomar conciencia de las diferentes situaciones de vulneración en la que muchos niños se encuentran actualmente, concientizando a las personas de la importancia de trabajar día a día por su bienestar y desarrollo. 

En este Día del Niño recordemos sus derechos más importantes: 

  • Todo niño tiene derecho a la vida. El Estado está obligado a garantizar su supervivencia y su desarrollo. 

  • Todo niño tiene derecho a un nombre desde su nacimiento y a una nacionalidad.

  • El niño tiene derecho a expresar su opinión y a que ésta se tenga en cuenta en todos los asuntos que le afectan. 

  • El niño tiene derecho a la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión.

  • Todo niño será protegido de cualquier tipo de explotación.


Todos y cada uno de los derechos de la infancia son inalienables, irrenunciables, innatos e imprescindibles para una buena infancia. 

El objetivo del Día Universal del Niño es recordar al mundo todos estos derechos, y el resto de ellos que integran el tratado de la ONU, teniendo presente en todo momento que los menores son el colectivo más vulnerable, los que más sufren las crisis y los problemas de la sociedad.


Por eso, una vez más, es necesario apelar a la responsabilidad de los adultos, desde los padres, maestros y profesores hasta aquellos que por alguna razón están a cargo de niños y adolescentes. Es a ellos a los que nuestra sociedad debe brindarles en todo momento orientación, información y apoyo -de hecho, hay entidades que se ocupan de esos temas tanto en el ámbito público como en el privado- para que a su vez puedan orientar, informar y apoyar a los niños y adolescentes en el respeto por sus derechos, tantas veces amenazados o vulnerados.




Por Catalina Flynn para Proyecto Pura Vida




jueves, 9 de noviembre de 2017

Día del Donante Voluntario





En 1914, un día como hoy, se realizó la primera transfusión de sangre con un método creado por el médico argentino Luis Agote. Hoy se celebra el Día del Donante Voluntario con una invitación a la reflexión y la conciencia sobre la importancia de donar sangre.


 La sangre humana no es una sustancia que se pueda sintetizar, por lo tanto,  siempre será necesario extraerla de donantes dispuestos a ayudar a salvar vidas.


Cualquier persona de entre 18 y 65 años puede ser donante, con las condiciones de  gozar de buena salud y pesar mas de 50 kilos. Es necesario llevar el DNI, no estar en ayunas y recordar que entre cada donación deben haber transcurrido al menos dos meses. Al llegar, tiene derecho de consultar todas sus dudas y recibir información comprensible, e incluso cambiar de opinión y retirarse.

Argentina es uno de los pocos países en el mundo que tiene organizado un sistema público para las transfusiones de sangre, junto con Cuba, España, Uruguay y Costa Rica. En los sitios donde no existe dicho sistema, la donanción queda a cargo de los familiares o se paga para encontrar a un donante.

La técnica propuesta por el doctor Agote fue un cambio de paradigma ya que evitaba la coagulación de sangre. Fue realizada por primera vez en el Hospital Rawson en la Ciudad de Buenos Aires. En el año 2014, mediante la Ley Nº 25.936, se estableció esta fecha como el Día de Donante Voluntario.

Este 9 de Noviembre sirve para reflexionar sobre la importancia que tiene ser donante regular. Se promueve la donación voluntaria, habitual y si se quisiera, anónima. A la vez, busca fomentar estilos de vida saludables para poder garantizar sangre segura. La donación es un acto totalmente solidario y altruista, que puede salvar la vida de otra persona. 

Donar salva vidas. ¿Cuánta vida vas a regalar hoy?





Por Natalia Stanchi para Proyecto Pura Vida



lunes, 23 de octubre de 2017

Derecho a la Identidad





Las Abuelas de Plaza de Mayo son un ícono revolucionario de nuestro país. Cada 22 de Octubre se homenajea su constante lucha por encontrar a hijos y nietos desaparecidos durante la última dictadura, aludiendo a uno de los derechos más importantes que tenemos los seres humanos: el derecho a la identidad. 



Un 22 de octubre se conformaron Las Abuelas de Plaza de Mayo. Fue en 1977, cuando todavía nos encontrábamos en dictadura y ellas tan sólo eran doce mujeres. Madres, abuelas, tías, amigas, que habían perdido a sus seres queridos, que tenían hijos desaparecidos y nietos por nacer en cautiverio. En aquel entonces, todavía nos encontrábamos bajo el régimen militar y quedarían muchos años más hasta la vuelta de la democracia. Ellas fueron las valientes que conformaron una de las organizaciones más revolucionarias de Argentina, en una de las épocas más oscuras de nuestra historia. 

Reclamaban la aparición de sus hijos y de sus nietos ilegalmente apropiados, que habían perdido el derecho de conocer su verdadera identidad. Cada uno de nosotros merece saber quién es, de dónde viene y cuál es su historia. 

La familia no es necesariamente genética, los lazos y afectos se construyen, crean y mantienen ¿Pero qué pasa cuando se basan en una mentira? La expropiación de la identidad es una violación a una verdad clave para cada ser humano. Desde el nacimiento, nos corresponde tener una identidad que incluye el nombre, el apellido, la fecha de nacimiento, el sexo y la nacionalidad. Esto es una prueba de la existencia de una persona como parte de una sociedad, lo caracteriza y lo hace diferente a todos los demás. 

Las Abuelas trabajan en cuatro niveles: reclamos y propuestas ante los organismos gubernamentales nacionales e internacionales, denuncias y presentaciones ante la Justicia, acciones destinadas a involucrar a la sociedad e investigaciones propias. Comunicarse con ellas es totalmente confidencial y se puede realizar vía web, teléfono o en su sede de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

En la actualidad, los nietos recuperados son 121. La lucha continúa y a ella se suman todas las personas que quieran colaborar. Hoy es un día para recordar que lo más propio que tenemos es nuestra identidad y desde el primer minuto que pasamos en este mundo, es un derecho. 






Por Natalia Stanchi para Proyecto Pura Vida