miércoles, 17 de julio de 2019

La indiferencia duele más que el frío



El comienzo del invierno representa para miles de personas la preocupación de no poder atravesarlo ni aguantarlo. En el horizonte de esa desesperante realidad se ilumina una pequeña vela que alienta a la solidaridad y a la comprensión, que hoy, son la única esperanza de quienes viven en situación de calle. La indiferencia duele más que el frío.

En abril, al igual que todos los años, un grupo de 500 voluntarios recorrieron los 48 barrios de la Ciudad de Buenos Aires para realizar el censo anual de personas en situación de calle. El estudio arrojó que, sólo en la ciudad, hay 7.251 personas en situación de calle, teniendo en cuenta no sólo a quienes viven en la vía pública, sino a los que utilizan la red de alojamientos nocturnos. Además,  el 52% afirmó que es la primera vez que vive en la calle y el 26% (802 casos) dijo que terminó en la calle porque perdió su trabajo. 550 casos fueron por ser expulsados de su vivienda, 536 por separarse de su pareja y 430 por incapacidad de pago.

La vulnerabilidad y riesgo que implica vivir en la vía pública tiene como consecuencia final la muerte. Uno de los últimos casos fue el de Sergio Zacaríaz, un hombre de 52 años que murió por hipotermia en el barrio de Monserrat. Además, Red Solidaria denunció que hubo cuatro muertes más por hipotermia en personas en situación de calle en el país.

No los mató sólo el frío, sino la ausencia: de oportunidades, del estado, del sistema, de los ojos que los rodeaban. Estar fuera del sistema es también quedar lejos de cualquier oportunidad de crecimiento o progreso ¿Qué aspiración tendría alguien que hoy a la noche puede, literalmente, morir de frío? La indigencia y la situación de calle es una de las raíces de la desigualdad de oportunidades, y la indiferencia de la sociedad es la raíz de la falta de inclusión social. Si se está fuera del sistema no necesariamente se tiene que estar fuera de los ojos de todos los demás.

Aunque las cifras en crecimiento no acompañen, la esperanza recae en la comunidad. La ola polar despertó la solidaridad de muchas personas e instituciones que se sumaron a tomar conciencia sobre esta problemática. Por iniciativa de Red Solidaria, varios clubes de fútbol abrieron sus puertas para ayudar a quienes más lo necesitan a atravesar el frío de la noche, y esto, representa un enorme avance en materia de comunidad. Lentamente se va rompiendo esa barrera invisible entre quien está en la calle y quién no. La posibilidad de conversar o brindarle un plato de comida a alguien que lo necesite parece un poco más cercana y cotidiana que antes.

Hablar con alguien que vive en esa situación es el primer paso para quebrar esa indiferencia. Puede ser acercando comida caliente y comentando albergues nocturnos donde puede pasar la noche por ejemplo. Otra forma de colaborar puede ser donando abrigos o frazadas en buen estado, sumándose a recorridas nocturnas o brindando apoyo a organizaciones sociales. Siempre existe la forma de colocar un granito de arena, y más todavía cuando una de las formas de colaborar es tomar conciencia, empatizar y levantar la mirada.

La calle no es un lugar para vivir y ese otro que está en el suelo helado tiene los mismos derechos que cualquier otra persona de este mundo. Avanzamos a un futuro más solidario y empático, en el que ya no se acepta cerrar los ojos frente a hechos colectivos.


jueves, 4 de julio de 2019

Misión 2019: Pallets de Vida

#Pallets2019



Donde empieza y donde termina el arcoíris? Cuántas preguntas se hacia uno de niño y cuantas respuestas se desvanecieron con el paso del tiempo. Lo que perdura son las ganas de explorar nuevos mundos. Y al servicio de esa curiosidad deben estar la tecnología y la medicina preventiva.

Por esa sencilla razón, desde Pallets de Vida nos sumamos en este 2019 a Ver para Aprender, proyecto liderado por la Fundación Zambrano. Ver Para Aprender busca acercar a los médicos oftalmólogos a las escuelas para que puedan detectar, solucionar y prevenir problemas visuales que pueden causar inconvenientes de aprendizaje, conducta y concentración en sus alumnos. Para alcanzar esa meta, Pallets de Vida define su misión 2019 en la adquisición de un Scanner Ocular que permite diagnosticar problemas visuales en pacientes que no pueden comunicar lo que ven -bebés, niños y niñas pequeños, o chicos con alguna discapacidad. Con el Scanner Ocular se garantiza la detección temprana de algunas patologías que de otro modo se suelen diagnosticar en edades tardías y ya no permiten tratarlas o requieren tratamientos invasivos, largos y dolorosos.

Con esa misión en mente tocamos puertas, hacemos llamados y enviamos mails. Y así logramos el acompañamiento de 60 artistas plásticos, 10 invitados especiales, empresas, organizaciones, medios e comunicación, entidades y muchos pero muchos personas voluntarias que desde su profesión y su oficio suman su granito de arena para que el engranaje de Pallets de Vida ande sin parar.

Los Artistas Plásticos y los Invitados Especiales se suman interviniendo pallets y creando obras de arte que luego serán subastadas para recaudar fondos para la adquisición del Spot Visual. Y muchos corazones solidarios acompañan la misión,  adquiriendo obra durante la subasta online que se va a realizar en fechas a confirmar en los meses de septiembre y octubre.

El alcance de la misión de la 5ta Edición de Pallets de Vida es aún mayor cuando se ponen un filtro estadístico. En un estudio en el que se usa el Scanner para hacer un diagnóstico de la visión de 537 alumnos de primaria, el Scanner redujo el tiempo de evaluación de 3 días a 5 horas, en comparación con el uso de los métodos tradicionales. Los números no mienten y ante esos datos Proyecto Pura Vida, no puede permitirse ser indiferente.

Pallets de Vida es esto, poner en valor material de descarte, -los pallets- a beneficio de la salud infantil de niños y niñas de Argentina. Agradecemos a todos quienes se suman y a todos quienes han hecho posible llegar a esta 5ta edición. 

Pallets de Vida es una iniciativa de nuestra ONG Proyecto Pura Vida. A lo largo de las 4 ediciones desarrolladas, desde el 2015, han pasado casi 180 artistas plásticos de gran trayectoria a nivel nacional e internacional y más de 30 reconocidas personalidades de diversos ámbitos de nuestro país. Todos, absolutamente todos, siempre han donan el 100% de su obra a beneficio de la campaña correspondiente a la edición.



miércoles, 26 de junio de 2019

Emprendimientos que Ayudan



Las campañas que Proyecto Pura Vida lleva adelante en diferentes puntos de Argentina, tienen muchos matices pero mantienen un eje central: buscan acompañar instituciones  implementando proyectos de inclusión social, generando fondos y recursos. 

Hoy compartimos 2 casos que tienen un punto en común: el fortalecimiento de un emprendimiento que suma sostenibilidad económica a la organización, y autonomía a las personas que trabajan en el mismo emprendimiento.

FANN en Tucumán

La Fundación Ayuda al Niño Necesitado –FANN- es una organización de gran trayectoria en Tucumán. En el 2017 desarrollamos una campaña para adquirir el equipamiento necesario para el crecimiento del emprendimiento de dulces caseros. El proyecto productivo tiene una doble función al interior de la institución: ofrece una salida laboral a algunas madres de los niños que concurren al jardín y genera recursos para mantener la escuela, el jardín y el centro de día para niños con discapacidad y en situación de vulnerabilidad.
Después de casi 18 meses de haber cumplido con esa misión, sabemos que el objetivo se cumplió y que la producción de dulces mejora día a día.

Taller Protegido en Salto (Provincia de Buenos Aires)

El Taller Protegido es un espacio que recibe a personas con discapacidad. A través de talleres y de la capacitación en oficios, el hogar promueve la autonomía y la inclusión de la comunidad que se acerca a la institución. Pura Vida desarrolló en el 2017 y 2018 una campaña de recaudación de fondos para construir un salón destinado al Taller de Vitrofusión. Sabíamos que con instalaciones adecuadas se iba a lograr optimizar la producción y efectivamente así fue.

La venta de las piezas hechas con vitrofusión es un canal de generación de fondos y recursos para la institución y suma autonomía e independencia a quienes participan activamente en la producción.

Somos una ONG, y sabemos lo difícil que es el día a día para mantener operativamente activa la organización. Hay un sinfín de gastos e imprevistos que no dan espera y desde esa experiencia es que nos interesa mucho fortalecer los emprendimientos de organizaciones sociales porque estamos convencidos que son soluciones a mediano y largo plazo.