lunes, 20 de mayo de 2013

Diferencias entre Solidaridad y Caridad


A diferencia de la solidaridad, que es horizontal y se ejerce de igual a igual, la caridad se practica de arriba hacia abajo, humilla a quien la recibe y jamás altera ni un poquito las relaciones de poder: en el mejor de los casos, alguna vez habrá justicia, pero en el alto cielo. Aquí en la tierra, la caridad no perturba la injusticia. Sólo se propone disimularla”. - Eduardo Galeano 

El texto de Eduardo Galeano nos muestra como dos palabras, que en el imaginario social tienen una connotación similar de ayuda a los demás, en realidad tienen significados disímiles. Y, una vez que prestamos atención, no podemos volver a utilizarlas del mismo modo. 




Para poder entender la raíz del razonamiento, empezamos por la definición etimológica de cada palabra según la Real Academia Española: 



Caridad (del latín ritas), en la religión cristiana es una de las tres virtudes teologales, que consiste en amar a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a nosotros mismos. Es la limosna o auxilio que se da a los necesitados. 



Solidaridad (sociología). Es una adhesión circunstancial a la causa o a la empresa de otros. 



Ambas palabras involucran al otro, al prójimo. Pero hay una distinción importante: en la caridad, como menciona Galeano, la relación es vertical. Por un lado, el que da limosna, que tiene más (está situado arriba), y el necesitado, el que está en situación de vulnerabilidad (está situado abajo). Ejercer la caridad no erradica el problema, lo perpetúa. El que más tiene ayuda a sobrevivir a los más necesitados, pero como una forma de solución instantánea, pasajera, de no involucrarse. Caridad implica colaborar desde un lugar cómodo, de forma material, para ocultar el problema, para no verlo. Aunque el problema sigue estando.  



En cambio, en la solidaridad, el otro es un semejante, es alguien que tiene una necesidad concreta en este momento y al que nosotros efectivamente podemos ayudar a transformar su realidad. La solidaridad implica dar desde el corazón, generar una ayuda real y, además, propiciar la escucha atenta, el respeto y la empatía. A la solidaridad hay que vivirla como una acción voluntaria con efecto transformador social, como una forma de compartir el dolor ajeno y aportar lo que sea necesario para remover las causas de ese sufrimiento. La solidaridad en definitiva es hermandad, es ponerse en el lugar del otro, es actuar con compasión. 

En Proyecto Pura Vida nos ponemos la camiseta de la solidaridad. Y nuestra manera de hacerlo es visibilizar la acción de ONG´s que asi también lo hacen. Los invitamos a vincularse de alguna manera con las acciones que difundimos. Puede ser siendo voluntario o puede ser difundiendo las propuestas que apoyamos.


Por Marina Santilli

7 comentarios:

  1. bueno, me ayudo a resolver muchas dudas y a su vez a hacer un trabajo

    ResponderEliminar
  2. la realidad dos cosas semejantes que se pueden interpretar diferente(Daniela Garay)

    ResponderEliminar
  3. La Caridad es el amor al hombre por amor a Dios. Amor de un hombre a otro hombre, no se está mas arriba o más abajo; eso suena a discurso marxista. Dios nos pide ser misericordiosos, es decir sentir en nuestro corazón el dolor ajeno. La iglesia hace innumerables obras p/ ayudar a quien necesita, no solo da dinero, y pretender negarlo es tratar de tapar el sol con la mano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La Iglesia hace innumerables obras desde arriba, desde una posición privilegiada, desde la riqueza.

      Eliminar
  4. muy interesante y profundos estos comentarios, además he encontrado algunos trabajos con citas de tu trabajo

    ResponderEliminar
  5. La prueba de que la percepción sobre "caridad" y "solidaridad" de Galeano es subjetiva, la da la misma definición de la RAE.
    Galeano vio el aspecto negativo de la caridad (por ejemplo, el orgullo presente tanto en el que da como en el que recibe), y el aspecto positivo de la solidaridad (participar en alguna organización de ayuda humanitaria). Pero, siguiendo con el mismo ejercicio, se podría pensar en la caridad como un verdadero auxilio que alguien puede dar a un prójimo dentro de sus limitadas posibilidades (sin pensar que se es superior por ello, ni que el que recibe piense que se está humillando); y de la solidaridad, se podría pensar en un sujeto que solidariza y participa en una organización neonazi (el sujeto sería solidario con la causa de ese grupo).
    El diccionario te presenta la definición, el hecho sin matices. La interpretación, antojadiza y tendenciosa, corre por cuenta del usuario de la palabra.

    ResponderEliminar
  6. Muy interesante reflexión respecto al uso de estas palabras, normalmente manoseadas por círculos de poder, ocultando una realidad, ocultando el verdadero fin ultimo del ejercicio de ellas.

    ResponderEliminar