martes, 19 de mayo de 2020

Nuevas Masculinidades: Aprender a Desaprender (1)

#NuevasMasculinidades


El pasado 17 de mayo se conmemoró el Dia Internacional de Lucha contra la Discriminación por Orientación Sexual e Identidad de Género. No cabe duda que estas actitudes de odio y prejuicio a la diversidad sexual se derivan de la imposición de una forma ideal de ser varón. Para poder profundizar estas cuestiones, Pura Vida ONG se contactó con Juan Pablo Ares, de la Secretaría de Nuevas Masculinidades perteneciente a la Federación Argentinade Lesbianas, Gays, Bisexuales y Trans  FALGBT. Esto nos respondió:

¿A qué llamás nuevas masculinidades y masculinidad hegemónica?
Llamarlas nuevas masculinidades es más una idea disparadora que una definición. La masculinidad hegemónica es una concepción socio-cultural, es un guion de cómo ser hombre. La masculinidad más hegemónica es siempre blanca, heterosexual, cisgénero… Las personas cisgénero son aquellas que fueron asignadas al nacer como hombre o mujer y se sienten cómodos/cómodas con esa asignación. Es lo contrario a ser trans. Lo que proponemos nosotres no son alternativas específicas, sino visibilizar que ese guion no se cumple a rajatabla en todas las masculinidades. Lo que buscamos es deconstruir ese mandato cultural y proponer una visibilidad de la multiplicidad de las masculinidades que se corren de la hegemonía en más de una forma. Podemos empezar a desdibujar ese guion, al punto de que se empiece a volver inútil. Pero para esto falta un montón. Hay que generar un cambio cultural enorme.

¿Cómo afecta emocionalmente al varón el rol de género que le es impuesto?

El guion cultural existe tanto para el hombre como para la mujer. En un sistema patriarcal, más allá de que los mandatos son opresivos para todes, hay una asimetría de poder que les da a los hombres una mayor oportunidad, sobre todo a los cis-heterosexuales. Es lo que conocemos como privilegios devenidos de la masculinidad. ¿Cómo afecta al varón? Generalmente tiene que ver con la represión de las emociones. Los mandatos que van en contra de la expresión emocional hacen muchísimo daño. Somos seres humanos. Sentimos y necesitamos expresar nuestras emociones. Desde una edad muy temprana nos enseñan a no llorar, a no decir lo que sentimos, a concentrarnos solamente en el éxito, en la competencia, en la conquista sexual, en compararnos con otros hombres, en reafirmar estos códigos e imponerlos a otras masculinidades. No tenemos un aprendizaje en la infancia y en la adolescencia sobre nuestras emociones. Solo tenemos como escape de la frustración a la violencia. ¿Qué pasa cuando a una persona le dijiste toda la vida que la única forma que tiene para canalizar su enojo y su frustración es a través de la violencia? ¿Qué pasa cuando se ve desbordado por situaciones de la vida? En vez de llorar, de compartir sus emociones y mostrarse vulnerable, se enoja, rompe, golpea, violenta. Todo eso va teniendo consecuencias en el desarrollo psicosocial y emocional de esa persona.

¿Cómo asociarías la masculinidad hegémonica con el bullying?

El acoso, los chistes agresivos, los actos de violencia como insultos, empujones… Todo eso es parte del código de la masculinidad. La masculinidad es jerárquica con otros géneros. También lo es internamente: hay masculinidades más o menos válidas. Si a un chico no le agrada el fútbol, si no le gustan tanto las chicas, si realiza actividades como danza, baja su jerarquía. Y lo que suele haber es mucha reafirmación de la masculinidad de uno en pos de acosar a otras personas. Un ejemplo: Yo me di cuenta en el secundario. Era bajito, usaba anteojos, era tímido, no me gustaba el fútbol y recibía cargadas y golpes. Alrededor de tercer año me di cuenta que si descargaba en otro compañero actitudes como las que se sufría yo, la violencia hacia mí cesaba. ¿Por qué? Porque yo me validaba como varón al empezar a ser parte del grupo que repartía esa agresión y al sumarme a esa toxicidad que es la socialización entre varones. A los 15 años no querés que te agredan todo el tiempo. Entonces vas comprendiendo inconscientemente, que reproduciendo ciertas actitudes se te entrega cierto carnet.

En una próxima entrega, Juan Pablo nos hablará acerca de los orígenes de la Secretaría de Nuevas Masculinidades y su labor en búsqueda de una sociedad más libre y con menos discriminación. Acá la segunda entrega de esta nota.



No hay comentarios:

Publicar un comentario