jueves, 12 de octubre de 2017

Mes de la concientización de la violencia doméstica




Uno de los primeros pasos para luchar contra la violencia doméstica es comprender esencialmente qué es. En la mayoría de los casos, la víctima no reacciona ya que no identifica que está siendo agredida o maltratada y por ello es importante concientizar sobre la problemática.

Violencia doméstica no es únicamente la violencia física, sino también psicológica y verbal. Desafortunadamente, éstos últimos tipos son los que menos huellas dejan y tal vez los más difíciles de detectar, tanto para la víctima como para quienes lo rodean. 

El maltrato y abuso en los hogares existió desde antaño. Lentamente, nuestra cultura fue comprendiendo que la violencia en los hogares en insana y psicológicamente brutal. Sin embargo, falta mucho camino por recorrer y todavía sigue ocurriendo por todo el mundo. Tal vez una de las principales razones sea la ignorancia: de la víctima, del victimario, del propio entorno que elige callar. Esto es justamente lo que permite que la violencia reine en un hogar, callar. Cuando no hay reacción, no hay denuncia, no hay ayuda de ningún tipo, el ambiente hostil continúa sin fin. 

Que la víctima hable puede ser complejo y doloroso, por eso es crucial que su entorno también hable por ella. Ante alguna situación de violencia los que pueden jugar un rol fundamental son los compañeros de trabajo, amigos, familiares, maestros o vecinos. 

Todos sabemos que no es algo que debe ser aceptado, pero ¿realmente nos involucramos si conocemos que sucede? Octubre es un mes para comprender profundamente que ninguna mujer, ningún hombre y ningún niño debería sufrir violencia doméstica. Muy despacio, nuestra cultura se acomoda y debemos seguir construyéndola para que en futuro, en todos los hogares haya únicamente paz. 







Por Natalia Stanchi para Proyecto Pura Vida

No hay comentarios:

Publicar un comentario