lunes, 29 de julio de 2019

Donar el pelo: Solidaridad que sana

“Lo primero que pregunté cuando me diagnosticaron el cáncer fue si se me iba a caer el pelo. La respuesta afirmativa fue lo que más me afectó de toda esa situación. La parte estética de la enfermedad me hizo sufrir bastante: si hubiera existido en ese momento una quimioterapia sin los efectos colaterales yo la habría amado, porquela caída de pelo fue muy dramática para mí”.Silvina, una profesora de inglés de 46 años a quien en marzo de 2012 le descubrieron cáncer de mama.



Desde el 2017, Proyecto Pura Vida le ha dado un espacio importante en la agenda a una constante campaña de concientización sobre la donación de pelo, materia prima para la producción de pelucas oncológicas. Articular esa campaña con el accionar de Lazos de Esperanza, ha sido clave para entender el paso a paso y el impacto que tienen las pelucas en la calidad de vida de los pacientes oncológicos.

Profundizamos nuestro compromiso como ONG con la sensibilización sobre la donación de pelo cuando tomamos el liderazgo de #UnDiaParaDar #GivingTuesday para Argentina. Uno de los ejes de los llamados a la acción solidaria se ha centrado en la donación de pelo y para nuestra alegría el impacto ha sido conmovedor. Resultados concretos? En el marco de #UnDíaParaDar, celebrado el 27 de noviembre en el 2018, se llegaron a recolectar 308 mechones de pelo. Cómo? Dentro de las variadas actividades para promover la cultura solidaria de nuestro país se armaron puntos de encuentro donde la gente se podía acercar a cortarse el pelo y donarlo o también se podía donar un mechón que tenga el grosor de un dedo.

La respuesta positiva no se hizo esperar y como si eso fuera poco, muchas personas que no pudieron sumarse a las jornadas de recolección de pelo, empezaron a enviar por correo sus mechones divinamente organizados en sobres. Y desde nuestra oficina en San Telmo, en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, juntamos esos mechones provenientes de todos los rincones de Argentina y los enviamos a Lazos de Esperanza a la ciudad de Arrecifes a 180 kilómetros de nuestra oficina. Peluqueros involucrados, personas dejando sus melenas atrás con el corazón en la mano para ayudar a quienes atraviesan tratamientos contra el cáncer. Imposible no alegrarse. 

Por qué hacer pelucas oncológicas?

La mayoría de las drogas utilizadas en los tratamientos de quimioterapia atacan no solo las células del cáncer que se buscan destruir, sino también las células del folículo piloso, lo que provoca la caída del pelo. Esta es, sin dudas, una de las consecuencias más duras del tratamiento.

El testimonio de Silvina resume a la perfección lo que les ocurre a la mayoría de quienes atraviesan la enfermedad, ya que además de padecer sus efectos físicos y emocionales, tienen que enfrentar los cambios en su imagen, lo que afecta directamente al autoestima. Al perder el pelo, la persona no se reconoce a sí misma y su identidad flaquea.

Hasta hoy, no hay nada que la ciencia pueda hacer para evitar la caída del cabello cuando un paciente se somete a un tratamiento de quimioterapia. Es por esto que han surgido en todas partes del mundo asociaciones solidarias encargadas de recolectar cabello donado para confeccionar pelucas para las personas con cáncer o con enfermedades que producen alopecia.

Pasos para Donar Pelo

El principal requisito para donar pelo es tener un corazón inmenso y querer hacerlo. Con eso ya tenés el 80% ganado. El resto es sencillo, es materializarlo:
  • El pelo debe estar limpio y seco antes de cortarlo
  • La longitud del cabello deber ser como mínimo de 20 cm.
  • Antes de cortarlo hay que separar el pelo en mechones y cada mechón debe tener un dedo de grosor.
  • Guardar los mechones en un sobre, cerrarlo y enviarlo por correo a nuestra oficina (Bolívar 1059, CP C1066AAU. CABA, Argentina)
  • No hace falta cortar todo el pelo, podes sumarte con un mechón que tenga las características antes mencionadas, que el mechón tenga un dedo de grosor.

Quienes están detrás de Lazos de Esperanza?

Lazos de Esperanza es un grupo de personas que le ganaron la batalla al cáncer y que decidieron dar una mano a personas que atraviesan tratamientos por enfermedades oncológicas. Su acción es muy concreta y maravillosa. Fabrican pelucas que prestan, a quien las precise, durante 6 meses con un contrato de por medio. No se regalan ni se alquilan. No tienen limitación geográfica para su accionar y ante todo, dan respuesta con mucho cariño a cada solicitud que reciben.

Te sumas? Envía tus mechones en un sobre, la dirección ya la tenés.


Por Carolina Arriagada y Martha Lucía Soto para Proyecto Pura Vida

No hay comentarios:

Publicar un comentario