domingo, 6 de abril de 2014

Una Vida Sustentable

La idea de tener una vida más sustentable es una idea que a todos nos mueve. Un modelo de vida más sustentable o ecológico, nos permite tener además un modo de vida más sano para nosotros y para nuestro entorno.
¿Cómo llevamos una vida sustentable? Es el gran enigma. Ante esto, Venerable Damcho (monja budista) se explayo sobre el tema en el marco de una conferencia sobre vida sustentable. 

¿Mi manera de vivir es sustentable?

Venerable Damcho invitó al auditorio a responderse a sí mismo si están o no llevando una vida sustentable. "Tener una vida sustentable significa que no nos agotamos, que podemos mantener nuestras actividades desde adentro", explica. La manera actual de vivir suele ser como una carrera donde la meta es continuamente es ir más allá.
Empezamos a vivir para el fin de semana, para las vacaciones, para la jubilación. Al vivir así estamos vendiendo el presente. Cualquier persona de negocios nos diría que vivir así no es un buen negocio, porque estamos invirtiendo en algo que nunca llega y no recibimos el beneficio porque la meta siempre está más allá, añade.
La mente de pobreza
Una persona que siempre está deseando tener algo tiene una mentalidad de pobre, de carente, de necesitada, dice Venerable Damcho. "No importa lo que tenga, está fijándose en lo que no tiene", resalta.
Ella recuerda que los conquistadores llegaron al nuevo continente sin tener muy claro qué había en este nuevo lugar pero con la convicción que lo querían para ellos. En nuestro días  "no vamos a nuevos continentes, sino al centro comercial". 
"Usamos la compra para consolar esa sensación de ser carentes", expresa e invita a que antes de comprar, cada uno se pregunte: ¿realmente lo necesito?. "Esta mentalidad de deseo tiene impacto muy grande en el medio ambiente y la sociedad", señala.
Pero este deseo de adquirir, dice, no es sólo material. También convertimos a las personas en objetos, sucede con las parejas, por ejemplo, "convertimos al otro en el 'objeto' que creemos nos da la felicidad".
Venerable Damcho propone que para cambiar esa mentalidad de pobreza, se piense en todo lo que cada uno puede dar o hacer: una sonrisa, una palabra amable, reciclar, ser generoso.

No ser corruptos
Cuando alguien toma algo que es propiedad del pueblo se le llama corrupto, afirma Damcho. El medio ambiente es propiedad de todos, si una sola persona lo toma para su provecho personal sin pensar en el resto, entonces está actuando con corrupción.
"Entonces, no tomemos lo que es un bien público: el ambiente. Y si necesitamos ciertas cosas como alimento o combustible, lo tomamos con responsabilidad porque así nos mantenemos para servir a los demás", añade.
¿A dónde van los celulares que desechamos porque ya están desactualizados?. La monja budista considera que el consumismo es el reflejo de una visión egocéntrica donde las personas solo se fijan en sus deseos y no en el impacto sobre el ambiente y sus habitantes.

¿Qué hacer para iniciar cambios?
"Reconocer los vínculos entre nosotros, el medio ambiente y los otros. Cuando reconocemos
la conexión podemos hacer todo teniendo en cuenta el bienestar de los demás, como un acto altruista. Vemos al ambiente como una herencia colectiva", es uno de los primeros pasos en el camino hacia una vida sustentable.
Otro paso hacia una vida sustentable es la generosidad. Cuando buscamos comprar, estamos en una posición de yo necesito; pero al ser generosos dejamos de vernos a nosotros mismos como carentes.

A veces, cuando se analizan los problemas ambientales nos vemos muy chiquitos, como que nosotros no tenemos impacto. Ante ello, propone: si sienten eso, piensen en cómo impactan en su familia, en su comunidad, en su ciudad.

Para finalizar dejamos una reflexión: "Impactamos a otras personas y otras personas nos impactan".



No hay comentarios:

Publicar un comentario